Las pasas de uva y las frutas secas de Sun-Maid cumplen con los principios de una vida sana, que requiere una mayor ingesta diaria de frutas y verduras, y menos cantidades de harinas procesadas, bebidas con agregados de azúcar y carne. Se presenta una dieta balanceada y ejercitación moderada que se recomienda? para todos, independientemente de cuán agitado o relajado sea su estilo de vida. Es un orgullo para Sun-Maid que la imagen representativa de la compañía, una caja roja de pasas de uva, forme parte de la nueva pirámide alimentaria del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) para representar las pasas de uva y las frutas secas.


www.mypyramid.gov


www.fruitsandveggiesmatter.gov


El desarrollo de tecnologías y de más opciones de transporte han brindado conveniencia, prosperidad y muchos avances en la vida de todos. Con el tiempo, esa misma modernización ha eliminado la actividad física de la rutina diaria, derivando muchas veces en una vida menos saludable y en obesidad.

Los expertos recomiendan aumentar las ingestas diarias de frutas y frutas secas.

Las pasas de uva y las frutas secas son alimentos completamente naturales, compañeras ideales de una vida más sana. Las pasas de uva son un alimento altamente energético, brindan azúcares naturales, potasio, y la fibra y el ácido tartárico necesarios para mantener el sistema digestivo saludable. Además, son la fuente frutal más concentrada comúnmente disponible para hornear, agregar a otros alimentos y preparar aperitivos.

Sólo ¼ taza de pasas de uva Sun-Maid (1,5 oz) equivale a la ingesta de una fruta entera.

Novedades sobre la salud:

  • En un estudio, jugadores adolescentes de fútbol que comieron pasas de uva durante los recesos del juego mostraron niveles de azúcar en sangre mucho más elevados al final del partido.
  • En relación con otros aperitivos comunes, las pasas de uva no permitieron el ?decaimiento? o la respuesta de escasa energía que se mostró pocas horas después de otros aperitivos, entre las personas estudiadas.
  • El potasio, un nutriente clave en las pasas de uva, puede ayudar a reducir el riesgo de derrame cerebral, bajar la presión sanguínea, reducir el riesgo de arritmias cardíacas y evitar ciertas afecciones renales.
  • La incorporación de sólo 3 onzas de pasas de uva a la dieta diaria puede evitar constipación y proteger de algunas enfermedades en el colon.

VALORES DE LA CAPACIDAD DE ABSORCIÓN DE RADICALES DE OXÍGENO (ORAC) Y ANTIOXIDANTES

Hace tiempo que las investigaciones han demostrado que el daño causado por los radicales libres de oxígeno se encuentra detrás de muchos de los problemas que surgen con la edad, incluidos el cáncer y la enfermedad cardiovascular. Existe una sólida evidencia de que una alta ingesta de frutas y verduras reduce el riesgo de cáncer y de cardiopatías, y de que una baja ingesta aumenta ese riesgo. Asimismo, evidencia reciente sugiere que la disminución de la función cerebral asociada con la edad y con algunos trastornos como las enfermedades de Parkinson y de Alzheimer puede estar relacionada con el aumento en la vulnerabilidad a los radicales libres. Los antioxidantes ayudan a prevenir el daño celular evitando la formación de radicales libres.

Los antioxidantes de los alimentos se miden según el valor de su Capacidad de Absorción de Radicales de Oxígeno u ORAC. En 2007, el Servicio de Investigación Agrícola del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) publicó una nueva base de datos con los valores de antioxidantes para 277 frutas, frutas secas, verduras y especias. En esta base de datos, las pasas de uva y otras frutas secas se encuentran entre los alimentos con las más altas capacidades antioxidantes. El USDA recomienda ingerir alimentos que contengan al menos 3000 unidades de ORAC por día. La mejor manera de garantizar una ingesta adecuada de antioxidantes es ingerir una variedad de alimentos de origen vegetal a través de una dieta que conste de 4 a 10 porciones de frutas y verduras por día para los adultos o de 7 a 13 porciones para los niños.

La siguiente tabla muestra el valor antioxidante de varias frutas y verduras comunes.

VALORES DE ORAC EN FRUTAS Y VERDURAS SELECCIONADAS (Cada 100 gramos)

Manzanas secas = 6681 Ciruelas secas = 6552 Dátiles = 3895
Pasas de uva = 3037 Naranjas = 1819 Espinaca = 1515
Brócoli = 1362 Uvas = 1118 Bananas = 879

Para obtener más información de los últimos datos del USDA sobre los antioxidantes de los alimentos,
haga clic aquí
.

Más razones para disfrutar de todos los beneficios saludables que tienen para ofrecer las pasas de uva

Las pasas de uva se encuentran entre los alimentos que contienen más antioxidantes, según las pruebas gubernamentales del USDA. Algunos resultados recientes sugieren que ingerir mucha fruta con un alto valor antioxidante, como las pasas de uva, puede ayudar a que los procesos asociados con la edad aparezcan más tarde, tanto en el cuerpo como en el cerebro.

El Dr. Andrew J. Dannenberg, investigador especializado en cáncer de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cornell, presentó un informe que indicaba que la catequina antioxidante, presente en las pasas de uva y en algunas otras frutas y verduras, en la dieta de ratones genéticamente predispuestos a tumores intestinales, disminuyó la cantidad de tumores en al menos un 70 por ciento comparado con el grupo control. Este tipo de estudio amplía la evidencia que demuestra que los componentes de las frutas y de las verduras tienen el potencial de disminuir el riesgo de cáncer colorrectal, adenomas colorrectales y otros tumores gastrointestinales.

El Dr. Carl L. Keen, de la Universidad de California Davis, indicó en un informe que ingerir una cantidad significativa de pasas de uvas diariamente durante 4 semanas aumenta la capacidad antioxidante del plasma. Esto a su vez disminuye el nivel de la lipoproteína de baja densidad (LDL) circulante, también conocida como “colesterol malo”. Estos datos muestran claramente que las pasas de uva son importantes para una dieta de 5 días donde los beneficios de su ingesta son similares a los beneficios observados cuando se ingieren otras frutas o verduras con estos oxidantes.

La Dra. y Magíster Christine D. Wu, de la Facultad de Odontología de la Universidad de Illinois en Chicago, ha descubierto que las pasas de uva contienen compuestos, incluido el ácido oleanólico, que inhiben in vitro el crecimiento de la bacteria responsable de las caries. El ácido oleanólico y otros compuestos presentes en las pasas de uva también inhiben los organismos asociados con la enfermedad periodontal. La prevención del sarro que se concentra sobre la superficie dental es fundamental para prevenir las caries y promover encías saludables.

La Dra. Mary Ellen Camire, de la Universidad de Maine, presentó un informe que indica que la fibra dietética y otros componentes pueden disminuir el riesgo de cáncer o de cardiopatía al unir los ácidos biliares y ocasionar su eliminación del cuerpo. El estudio de Camire confirma que ingerir alimentos con fibras, como las pasas de uva, estimula a que el cuerpo reemplace los ácidos biliares que han sido eliminados formándolos a partir de su propio colesterol, disminuyendo potencialmente de esta manera el colesterol sérico y el riesgo de una cardiopatía coronaria. Además, los ácidos biliares que se unen por fibras, como aquellos en las pasas de uva, no serán metabolizados a una forma más tóxica y esto puede disminuir potencialmente el riesgo de cáncer.

El Dr. Gene A. Spiller, de Sphera Foundation and Health Research Studies Center de Los Altos, CA, presenta en un informe que la alimentación con pasas de uva y maníes en niños de 10 a12 años antes de un partido de fútbol genera menos aumento de la insulina y la glucosa en sangre que un aperitivo de rosquilla blanca y mermelada. Esto es importante porque significa un suministro de combustible más estable al músculo en ejercitación de los jóvenes jugadores. Los niveles bajos de insulina son favorables porque los niveles altos de insulina circulante pueden promover el descenso de la grasa y ocasionar resistencia a la insulina, una preocupación entre los niños de EE.UU. en la actualidad, donde los índices de obesidad y diabetes tipo II están aumentando.