Uvas y sol

Sun-Maid se ha ganado su reputación como el favorito de Estados Unidos de pasas de uva y frutas secas. El proceso de elaboración de nuestras pasas de uva requiere uvas Thompson sin semillas, tiernas y sabrosas, y de un período extenso de secado al sol del Valle San Joaquín de California.

Se necesitan alrededor de 4 1/2 libras de uvas frescas para obtener una libra de pasas de uva.

A principios de la primavera, aparecen brotes tiernos en las parras. Si el tiempo ayuda, los brotes se convierten en pequeños racimos de uvas. Los cultivadores deben irrigar sus viñedos para favorecer el crecimiento de las uvas. Julio es la época más calurosa del año en el Valle, con temperaturas que superan los 100 °F (38 °C). La mágica combinación del sol y del suelo tornan las uvas cada vez más dulces. Ya en agosto, las uvas son robustas y extremadamente dulces.

En el método de cosecha tradicional, se recogen las uvas maduras y se colocan en bandejas de papel limpias, dispuestas junto a las parras. Por lo general, se necesitan de dos a tres semanas en el tiempo caluroso y seco de septiembre para que las uvas verdes dulces se conviertan en pasas de uvas tiernas y sabrosas.

Durante el secado, el sol ardiente calienta el suelo del viñedo, alcanzando temperaturas intensas en la tierra que caramelizan los azúcares de las uvas lo suficiente para brindar a las pasas de uva California su característico color y sabor. Las bandejas se rotan para igualar el secado, de esta manera se obtienen frutas de calidad uniforme.

Los productores Sun-Maid están permanentemente buscando mejores maneras de incrementar sus rendimientos y mejorar la calidad de las pasas de uva. Sun-Maid también lidera la industria en el desarrollo de nuevos métodos, como la tecnología de secado en la parra (DOV, por sus siglas en inglés), que combina el proceso natural de secado al sol con la cosecha mecánica.